Las tres residencias cubanas: ¿cómo obtenerlas? toda la informaciòn

En Cuba existen 3 residencias. Por muchas razones un extranjero puede necesitar residir en Cuba, o incluso puede que determinadas condiciones le obliguen a residir en Cuba o le otorguen ese derecho. Las clasificaciones migratorias para las visas de turismo son muchas, al igual que las residencia puede ser por trabajo, por estudiante, por refugio político, diplomático e incluso permanente. Sin embargo de todas ellas, solo a tres suelen acogerse con frecuencia los turistas: residencia temporal para trabajo, residencia temporal por estudiante y la residencia permanente.

Para adquirir alguna de estas tres residencias es totalmente necesario que cumplas con todas y cada una de las condiciones que estas exigen y que además seas disciplinado con las restricciones que ellas imponen.

Residencia temporal para trabajo

Esta es una de las residencias más sencillas de obtener, ya sea como negociante, como empresario o como representante de una firma extranjera, entre muchas otras posibles opciones entre las cuales está la diplomacia. Este tipo de residente puede tener propiedades a su nombre, una línea de celular cubana o una cuenta de internet entre otros beneficios propios del país. Una línea telefónica fija también se encuentra entre los beneficios, solo que en este caso y a diferencia de los cubanos, las tarifas serán en divisa (CUC). Los turistas que obtengan una residencia temporal por trabajo podrán también realizar la compra de automóviles, con un máximo de 2.

El único inconveniente que acarrea este tipo de residencia, es que una vez terminado el contrato de trabajo o cumplido el tiempo determinado, los derechos adquiridos se pierden. Las empresas tienden a ser nacionalizadas unos años luego de la recuperación del capital invertido en ellas. Las propiedades son vendidas al estado cubano y la residencia temporal por trabajo llega a su fin.

Existen algunas empresas que burlan este tipo de sucesos haciendo de su inversión en el negocio un capital netamente extranjero, el personal que en ellas trabaja no tiene fecha de vencimiento para su residencia, y pueden pedir una prórroga para una nueva etapa de estancia en Cuba.

En el caso de esta residencia y a pesar de los beneficios que ella otorga, el gobierno cubano trata a sus beneficiarios como turistas, solo que con una estancia más prolongada en Cuba. El pago del seguro médico es obligatorio y todos los pagos se efectúan en CUC. En este caso solo cambia el hecho de que las casa particulares ya no son opción de hospedaje, en su lugar el estado tiene determinadas diferentes casas o residencias para la renta. En el caso de estar casado/a con un cubano, las casa de su conyugue puede servirle de hogar sin problema alguno.

Residencia de estudiante

Este tipo de residencia es también temporal y vence al culminar los estudios. Esta residencia es dada a estudiantes a los cuales le sean otorgadas becas en Cuba, ya sean becas gratis mediante convenios entre los países implicados o becas pagadas.

La residencia de estudiantes tiene un gran número de limitantes, esta residencia no tiene derecho a la compra de automóviles o de casas, el hospedaje se realiza en albergues estudiantiles comunes con los estudiantes cubanos o en casas particulares cuyo precio es mucho más económico debido a la condición de estudiante. El internet es limitado a un tiempo medio entre 60 y 80  horas mensuales.

Antiguamente los derechos otorgados a la residencia por trabajo y a la residencia por estudiantes eran completamente iguales. Pero hace algunos años se descubrió que algunos estudiantes utilizaban sus derechos en Cuba y el uso de la tecnología para negocios ilegales de los cuales recibían una retribución monetaria sin el consentimiento del estado cubano. El gobierno cubano intervino y como reprimenda y con el fin de eliminar este tipo de conductas, puso limitaciones a los derechos a los cuales este tipo de residencia tenía derecho.

Por otra parte una de las residencias más parecidas a la de estudiantes en cuestión a derechos y limitantes, es la de los pacientes que vienen a Cuba a atenderse por medio de los convenios entre países y en determinadas misiones médicas que se dan lugar en Cuba.

Residencia permanente

Uno de los principales miedos de un turista al optar por una residencia permanente en Cuba es que dicha residencia implique perder sus derechos de ciudadanía en el extranjero o que se imposibilite la salida de Cuba, ambas preocupaciones están totalmente fuera de probabilidades de ocurrencia. Esta residencia permite terminarla cuando usted quiera y no cuando termine sus obligaciones en Cuba.

Los extranjeros con residencia permanente en Cuba, a pesar de no adquirir la ciudadanía ya que esta es exclusiva para los nacidos en Cuba, son tratados como cubanos bajo todos los efectos. Los residentes en Cuba que portan una residencia permanente tienen los mismos derechos y deberes en Cuba que los ciudadanos cubanos. Pueden tener todo tipo de propiedades y en caso de perder la residencia o dejar el país no las pierden. En la etapa actual, luego de las transformaciones ocurridas en el 2011, pueden salir hasta 2 años de Cuba sin perder los derechos. No tiene que pagar seguro médico ya que en igualdad de derechos con los ciudadanos cubanos recibe asistencia médica gratuita.  Los estudios cursados bajo esta residencia también son totalmente gratuitos. Bajo esta condición los extranjeros tienen incluso la posibilidad de obtener la canasta básica.

Generalmente esta residencia es otorgada a extranjeros que han adquirido matrimonio con un ciudadano cubano o que tengan vínculos familiares de primer orden en Cuba, tanto si estos vínculos son ciudadanos cubanos como si son con residentes permanentes. El único inconveniente para este caso es que debe demostrarse u evidenciarse mediante la convivencia con el conyugue o el familiar, ya sea en la casa de su familia o en una que se pretenda comprar. Cada residente permanente en Cuba, tal y como cada cubano tiene el derecho de comprar dos casas en Cuba, una en la cuidad y otra en el campo o en zona de playa.

Los extranjeros que pretendan adquirir la residencia permanente en Cuba deberán demostrar que tienen una solvencia económica sólida que le permita vivir en Cuba sin que esto constituya una preocupación para el estado. También puede en lugar de demostrar una buena solvencia económica mostrar un contrato de trabajo en Cuba, o evidencias de que va a trabajar en Cuba lo cual es mucho más complicado.

Las principales diferencias entre las residencias en Cuba es precisamente la moneda en la cual se pagarán los gastos y demás cosas de utilidad, además de algunas ventajas o limitaciones, lo cual hace muy probable que tras la unificación de la moneda nacional y en CUC las residencias también sean unificadas.

Laura Elena González Varela.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here