Te invito a recorrer los lugares emblemáticos de La Habana esa parte del casco histórico que está circundada por una parte  del Malecón, un espacioso banco salpicado por las espumosas olas de la bahía habanera, donde se sientan los enamorados y los que como tú y yo, andamos a la “caza” de lo más emblemático de esta ciudad cubana.

Allí también podremos ver a pescadores que lanzan sus anzuelos y sostienen sus cañas a la espera de capturar un pez en aguas del Atlántico, es una imagen recurrente que adorna el entorno, al igual que los músicos que rasgan las cuerdas de sus guitarras y cantan con voz grave, al tiempo que vendedores de maní tostado, flores o souvenires hacen sus propuestas.

Para recorrer los lugares emblemáticos de La Habana, prepara tu cámara para fotos o videos, carga tu bolso con la imprescindible botella de agua para contrarrestar el sol caribeño e hidratar la piel, y anda por esta ruta donde cada piedra de un edificio, bien sea de arquitectura ecléctica, barroca, neoclásica o de otro tipo han sido testigos de muchos acontecimientos históricos.

Desde el Malecón, cuya construcción comenzó en el 1901 y no terminó hasta pasados unos 30 años, podremos observar el Castillo de Los Tres Reyes del Morro y la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, donde cada noche se realiza el llamado Cañonazo de las Nueve, para mantener viva una tradición que surgió cuando La Habana estaba en intramuros y a esa hora ocurría el disparo para alertar que las puertas de acceso debían ser cerradas con el fin de proteger a sus habitantes de corsarios, piratas y malhechores.

CAÑONAZO DE LAS NUEVE DE LA NOCHE, ESPECTÁCULO PARA DISFRUTAR   

Lugares emblemáticos de La Habana: te invitamos a recorrerlos

Debemos esperar la noche para trasladarnos hasta la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, uno de los lugares emblemáticos de La Habana, si deseamos ver cómo jóvenes soldados (cadetes de artillería) se visten a la usanza de aquellos tiempos del siglo XVIII cuando los españoles gobernaban la Isla. Llama la atención sus trajes que hace rememorar esa época, las pelucas que cubren sus cabellos, las polainas en sus piernas, todo un ritual muy atractivo.

Los turistas tras atravesar el Túnel de la bahía en autobús o automóvil y tomar la vía que conduce a la fortaleza deberán, para acceder a la ceremonia del Cañonazo de las Nueve, abonar 8 cuc (peso convertible cubano), a la entrada de la instalación y esto igual les da la posibilidad de recorrer ese gran polígono militar que fue construido en los años que van de 1763  a 1774 y constituyó la fortaleza más grande levantada en América por los conquistadores españoles.

Antes, en tiempos de la colonización hispana el disparo se hacía a las 4 y 30 de la madrugada para avisar la apertura de las puertas de la ciudad, circundada por un alto muro, como forma de protección. Luego a las 8 de la noche se volvía a sentir el rugir del cañón alertando el cierre. Con el tiempo el horario se extendió y el cañonazo pasó a realizarse a las 9 de la noche.

Afirman los entendidos en la materia que ese ruido seco y un tanto ensordecedor es escuchado en muchos lugares de la ciudad, porque su alcance acústico es grande. Así se puede oír a los 4,3 segundos en el Parque Central, a los 9,7 segundos en el emblemático Hotel Nacional, por ejemplo. Por supuesto que muchos comprueban la hora en sus relojes cuando se escucha el estampido.

Porque ya eso es una tradición en La Habana y si no sonara el cañonazo sería algo así como perder uno de los símbolos identitarios de la gran ciudad. Se cuenta que solo una vez dejó de sonar y eso fue allá por el siglo pasado, cuando ocurría la Segunda Guerra Mundial, específicamente el 24 de junio de 1942 bajo el argumento de que había que ahorrar pólvora. Pero aquello fue solo una noche, porque a la siguiente volvió a sonar.

Participar en esa ceremonia en estos tiempos representa uno de los espectáculos más atractivos de las noches habaneras, porque además da la posibilidad de ver desde ese lugar una vista panorámica excelente de la ciudad, sobre todo en noches estrelladas y con luna llena.

LA BODEGUITA DEL MEDIO, CASI CON 75 AÑOS MANTIENE SU MAGIA

Lugares emblemáticos de La Habana: te invitamos a recorrerlos

Tras regresar atravesando la bahía por el Túnel te invito a seguir este recorrido por los lugares emblemáticos de La Habana y volvemos al casco histórico partiendo del Malecón, donde la brisa marina despeina el cabello y el olor a salitre sazona los labios.

Como estaremos ávidos de algo fresco, ¿qué mejor que llegarnos a la Bodeguita del Medio? Bueno yo hago esta propuesta con el fin de beber un Mojito, su bebida distintiva, por un valor de 5 cuc, porque has de saber que la hierba buena, la gaseosa y el ron Habana Club que le da vida a este trago poseen la virtud de complacer al más exigente.

Como estamos en el Malecón debemos enrumbar nuestros pasos hacia la Plaza de la Catedral para llegar a la calle Empedrado, y justo a la mitad ahí está la Bodeguita que se le llamó del medio precisamente por su ubicación. En 1942 surgió como establecimiento para la venta de alimentos, pero ya transcurridos unos años su dueño, el español Ángel Martínez, la convirtió en un restaurante rústico.

Su ambiente bohemio, su encanto natural, su comida criolla, la fue convirtiendo en un sitio donde acudían celebridades de las artes y la literatura, y comenzó a cubrirse sus paredes de la firma de esas personalidades, junto a cuadros que acentuaban su decoración, muy original.

Quien la visita, si opta por el menú, riquísimo, además de dar gusto al paladar, podrá ver las rubricas de famosos como Alejo Carpentier, Errol Flyn,  Jorge Negrete y Mario Moreno “Cantinflas”, Brigitte Bardot, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, María Félix, Nicolás Guillén y muchos otros.

Seguramente que te encantará en este recorrido por los lugares emblemáticos de La Habana beber el mojito de la Bodeguita del Medio, y deleitarte con la carne de cerdo asada, el arroz congrí y la yuca con un aliño que cumple los requisitos del más exigente paladar.

CALLEJON DE HAMEL, PURO FOLKLORE CUBANO

Lugares emblemáticos de La Habana: te invitamos a recorrerlos

Saliendo de la Bodeguita del Medio nos iremos ahora, tomando rumbo hacia el Callejón de Hamel, ubicado en las calles Aramburu y Hospital, cerca del Malecón, un sitio muy pintoresco de los lugares emblemáticos de La Habana, donde se baila rumba y se aprecian las tradiciones de los cultos sincréticos. No está en la guía de las promociones turísticas oficiales, pero se ha convertido en un lugar preferido por quienes visitan la ciudad.

Claro, que deberás estar atento al asedio, porque muchos se te aproximarán tratando de vender un DVD, caro, o deberás escoger el bar donde beber, dado los precios que a veces no se corresponden con el confort existente en este sitio, un tanto abigarrado por los colores que tienen sus paredes, cubiertas de pinturas murales, algo espontáneas.

Pero lo que si nadie puede negar es que constituye un sitio muy pintoresco, donde el folklor cubano late, donde las tradiciones se afianzan y el culto afrocubano se manifiesta en toda su magnitud.

El escultor cubano Salvador González es el promotor de este proyecto sociocultural. Una forma de revitalización de la humilde barriada de Cayo Hueso, en Centro Habana, donde sus habitantes han sido protagonistas de la creación de un rincón entre esculturas, pinturas, mobiliarios y otros elementos que conforman una decoración sui generis, de ahí su atractivo.

Allí suenan los tambores batá y la magia de la rumba se vive y se disfruta al ritmo de una cadencia por momentos erótica, donde caderas y cinturas alcanzan un ritmo acompasado.

CUBALOKA.COM JUNTO A TI EN LA HABANA, CIUDAD DE ENCANTO

Lugares emblemáticos de La Habana: te invitamos a recorrerlos

Pues bien, este ha sido hoy nuestro recorrido, Cubaloka.com ha ido contigo por sitios emblemáticos de San Cristóbal de La Habana, una ciudad fundada por el conquistador español Diego Velázquez el 16 de noviembre de 1519  bajo una ceiba, lugar que se preserva mediante el monumento El Templete, donde se ofició la primera misa.

Una ciudad cuyo casco histórico fue declarado en 1982 por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad y que próxima a celebrar en 2019  sus 500 años sigue su ritmo bullicioso, su andar ajetreado, mantiene el encanto de calles angostas y otras populosas, el aire fresco del Malecón, la alegría de su gente, el ritmo contagioso de su música.

Souvenires para llevar habrá muchos, pero quizás el más representativo sea el recuerdo de haber estado en una ciudad de 732 kilómetros cuadrados que conserva muchos de los edificios de antaño, algunos mejor preservados, otros que claman por la restauración.

Calor humano, acentuado por el sol del Caribe, eso se siente en esta ciudad cosmopolita, que seguiremos recorriendo para descubrir nuevos sitios y otros de los lugares emblemáticos de La Habana con sus características inigualables, con sus valores patrimoniales, como son los 88 monumentos con un gran valor arquitectónico que atesora.

Principal destino turístico de ciudad, se muestra cual dama que invita a ser visitada para mostrar todos sus encantos.

Redactado por Mónica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here